Anécdota ocurrida a dos cazadores en Sástago

Carro en las inmediaciones de Sástago.Hace aproximadamente 73 años, en un lugar conocido por “Barranco del agua” del termino municipal de Sástago ocurrieron los siguientes hechos: Un agricultor estaba arando con dos burras y un arado de madera, de los llamados romanos, las burras eran una blanca y otra negra. Dos cazadores que habían tiroteado a una liebre, dejándola malherida, siguieron el rastro y se acercaron al labriego.

Uno de ellos le preguntó: ¡Oiga! ¿Ha visto pasar a unos galgos encorriendo a una liebre?  Y el labrador le dijo: “la blanca labra mejor que la negra”.

El cazador replicó: “Oiga abuelo, yo le he pregunto que si ha visto pasar dos galgos con una liebre”.
El hombre contestó: “La negra labra menos que la blanca” y no le facilitó más referencias.

Al día siguiente, los cazadores pasaron por el mismo lugar, y uno le dijo al otro: “Mira al abuelo, vamos a
reírnos de el”. Se acercaron al campesino y le dijeron: ¿Cual labra más: La blanca o la negra?.

El buen hombre les contestó: “la mitad para comer y la otra mitad para cenar”.

Texto: Marcos Ramón
Fuente: Publicación nº 76 de La Voz de La Tercera Edad; diciembre de 1994

    Artículos relacionados

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *