Antiguos toques de las campanas

En lo alto de la torre de la iglesia había tres campanas de distinto tamaño, un campano y un cimbalico (cimbalillo). Los toques eran distintos según el anuncio que se quería hacer. Algunos de los toques eran los siguientes: Para la misa se tocaba el cimbalico. Para boda y misa Mayor tocaban dos campanas. Viernes de cuaresma; se tocaba el cimbalico para recordar la obligación de ayunar. Fiestas; Tocaba la campana grande y la pequeña.

En las ocasiones que había fuego en la zona la campana grande tocaba un repique muy rápido y los vecinos acudían a ayudar. Para mortajo (niño muerto); Campana pequeña y grande. En los toques a muerto según la condición social del fallecido tocaban unas campanas u otras de distinta forma. Para los entierros de tercera se tocaba una campana que estaba rota a la que llamaban testarro y una pequeña. En los entierros de segunda tocaba una campana grande (que llamaban campana Valero y una pequeña. Y para los entierros de primera tocaban a medio bando (volteando). Por último, en los entierros de primera superior tocaban a medio bando y otra campana pequeña.

El tío “Santetes” fue la persona que se encargó de hacer voltear las campanas al más puroestilo tradicional, posteriormente un sistema de sirga que conectaba la campana con la parte baja de la Iglesia ayudaba a no tener que subir continuamente al campanario y se hacían sonar los cuartos para acudir a misa.

El sistema tradicional de volteo de campanas también a dado paso a las nuevas tecnologías y ya desde hace algún tiempo un sistema informático controla las campanas y los diferentes toques programados desde la sacristía.

Fuente: Libro Recuerdos de Sástago; 1994

    Artículos relacionados

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *