Árboles, fiestas y carnaval

A principios de febrero, con la bonanza climática, la concejalía de Parques y Jardines de Sástago encargó al grupo de trabajo municipal la labor de plantar nuevos árboles en la calle Piscinas, sustituyendo a los que en años anteriores habían sido rotos, o arrancados, de manera vandálica. Tal vez fuera por considerarlos como ejemplares poco agraciados y retorcidos, pero aún así, no deja de ser una vileza.

En esta oportunidad, la plantación ha sido de “arces”, árbol de tallo recto y alto, de la familia aceráceas, según indican los botánicos. Su madera es dura, y cuando tengan hojas y ofrezcan sus flores en umbela o en racimo, se podrá apreciar su enorme belleza.

Entre sus variedades, la que aquí se ha escogido es de tipo Montpelier por ser, según informes, la que mejor se adapta a las regiones mediterráneas. Asimismo, en la Avenida de las Escuelas se han colocado nuevas matas de “seto” en el medianero o línea que divide la amplia calzada en las dos direcciones.

El mes ha festejado tradicionales festividades: San Blas, en Cinco Olivas, Santa Águeda, en Escatrón, e incluso asociaciones o colectivos de mujeres de toda la comarca dedicaron actos en honor de la mártir siciliana. Siguió el Miércoles de Ceniza que nos situó en la liturgia de la Cuaresma.

Así nos adentramos en el jolgorio del Carnaval, la comisión de festejos, de nuevo, consiguió el éxito de participación en los actos de la “parafernalia”, me tomo la libertad de usar el neologismo, por la razón del atractivo que supuso el programa en general; pleno de colorido y buen humor.

El sábado por la tarde desfile de los niños por las calles, todos ellos disfrazados, hasta llegar al pabellón donde se les había preparado una gran fiesta infantil, con juegos, merienda y concurso de disfraces, obteniendo el primer premio la niña Irene Bolsa Casanova.

En la noche plataforma móvil, con murgas y chirigotas, animada por la charanga. Cohetes, baile y fantasía, exhibición y premios a los disfrazados. Reyes del Carnaval fueron el matrimonio Roberto Herrera y Mª Carmen Ferruz.

En el descanso del baile se realizó la tradicional elección de Majas y Majos 2008, recayendo en Marta Bolsa, Alba Garín y Laura Continente. Y ellos: Fernando Rico, Sergio Herrera e Iván González. Por primera vez se eligió maja y majo de la tercera edad, al matrimonio Francisco Villagrasa y Emilia Minguillón.

Texto: Victor Sariñena Gracia (Vicsar)
Fuente: Publicación nº 93 de La Crónica de la Ribera Baja del Ebro

    Artículos relacionados

    MARI CARMEN

    En lo referente a la plantación de árboles, me parece estupendo, ahora bien,si se califica de vandálico y vil el hecho de que fueran rotos y arrancados los anteriores ( con lo que estoy de total acuerdo )¿ no merece el mismo calificativo la tala que sin acuerdo del Ayuntamiento, se hizo de los robustos pinos del Portal de San Vicente ?. ¿ó es que como lo hizo un concejal ( que por cierto se aprovechó de la leña ) todo el mundo mira para otro lado?. Tenemos que ser más valientes y denunciar lo que mal hecho esté aunque lo haga algún “aforado”. Una denuncia pública de aquel hecho ayudaría a corregir esas cacicadas.¿Quien se suma a esa protesta con caracter retroactivo? Hacedlo sin miedo a través de esta página. No es agua pasada.La protesta cívica ayudará a frenar a los “listos”.

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *