Asociación Amigos Monasterio de Rueda: San Bernardo 2010

De los amigos de Rueda existe una Asociación. Son personas implicadas de Sástago y Escatrón. Mas, a toda la comarca, a los pueblos de Aragón y… a todo el mundo mundial abierta está la subscripción. A lo largo de los años con ahínco se luchó por quitarse una gran pena clavada en su corazón. Mucha ansiedad generaba, era grande su dolor. Hicieron del monasterio su señera, su blasón y, para recuperarlo, de la lucha, religión -en la brecha continúan, no es pequeño su tesón.

Si dura y larga la lucha, más fuerte fue su ilusión. Clara tenían la meta, unívoca su misión. Removieron cielo y tierra, en mil puertas se clamó, mil batallas se libraron… la victoria al fin llegó y las ruinas revivieron, en Rueda ya luce el sol: una verdadera joya, es grande su resplandor.

Mas, la guerra es inconclusa, la cosa no terminó. Hay que seguir en la brecha con redoblado tesón: se trata, de conseguir que a su entorno de calor, a sus pueblos ilumine y compartan su fulgor.

Entre sus actividades, es laboriosa y festiva, celebrar a San Bernardo -patrono de la abadía- en el monacal recinto cuando agosto ya termina.

Tocó, este año, el veintiuno. A partir de mediodía, justo media hora después, según rezaba la cita.

En marco de exposición de pintura colorista, a la entrada del recinto, la junta nos recibía. Hechas las salutaciones, cumplida la hora prevista, con puntualidad inglesa fuimos a escuchar la misa en su marco ideal, tal y como exige el día. Remarcando la liturgia, gregoriana sinfonía. El padre abad de Poblet nos dirigió su homilía: a quien lo  presta, el servicio enriquece, nos decía… Con aplausos para el coro, la ceremonia termina.

En la capitular sala, se rindió auditoría. Tras las cuentas aprobar, dando fe por mayoría, resolvieron aumentar a la cuota su cuantía. No es demasiado su coste, la verdad sea dicha. Sin más temas a tratar, la reunión finaliza.

Todo el mundo al comedor: a las mesas se accedía tras ver la distribución. ¡Qué decir de la comida! Tal vez se esperase más… de tan famosa cocina[1].

A eso de las seis y media, entre gran expectativa, en la nave de la iglesia desbordó nuestra alegría: Baluarte Aragonés. Bailaron con gallardía, muy bien cantaron las jotas, hubo quien soltó “glarimas”[2]. Soberbia puesta en escena, pena de megafonía… En resumen os diré: se pasó muy bien el día.

Este romance dedico a la Junta directiva. Felicitación merecen por tomar iniciativas y por regalarnos hoy esta jornada festiva.

Aunque me digan pesado o lo tachen de utopías, quiero de nuevo insistir y sé que no lo precisan, mejor que nadie lo saben: la cosa no está finita. Involucrar a la gente es importante premisa: que se fomenten proyectos, ideas, iniciativas… Las defienda y canalice generando expectativas que a nuestros pueblos despierten derrotando apatías.

Hay que seguir en la lucha[3], año a año, día tras día.


[1] El primero, algo escaso, de diseño parecía, una incógnita el atún “delicatesen” decían. El segundo, en Aragón, algo “jasco” se diría. El postre resultó bien. Lo mejor, la compañía. Esto creo. Si dijera otra cosa, mentiría.

[2] Glarimas: Lágrimas en aragonés, por lo menos en mi pueblo, Sástago.

[3] No nos atrevemos con las cosas por parecernos difíciles mas, son difíciles porque no nos atrevemos. Seamos realistas, pensemos en imposibles. D. Rolando Ferruz, presidente de la Asociación, en su salutación nos cita un ejemplo: Dª Rosario Gómez, alcaldesa de Velilla.

Texto: Rafael Fernández Tremps, Sástago 2010

    Artículos relacionados

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *