Avanzamos o retrocedemos

Se dice, o comenta en ocasiones, que, durante el verano por aquello de las vacaciones más relevantes, suele haber sequía de noticias y en algunas ocasiones se publican temas de escaso valor público o de poco interés social.

Sin embargo, por ésta vez hay que referirse a unas delicadas decisiones que han llenado de inquietud a las gentes del medio rural, como es la pretensión, por parte de los servicios sanitarios de anular o suprimir, alguna plaza de médico en pueblos de la Comunidad de Aragón. Se trata, en mi opinión, de una medida poco o nada acertada que incluso puede ser inconstitucional, y que además acaba produciendo gran descontento en las gentes lugareñas. Ya de por si muy sensibilizadas con los asuntos sanitarios, toda vez que aún está muy reciente el tema creado con las ambulancias, sobre la decisión de reducir el transporte de pacientes. Se piensa entre la población afectada y la que no lo está, y con algo de sentido común, que en lugar de progresar, vamos en regresión y de manera sistemática.  

Otra cuestión inquietante que también afecta a nuestra zona es la que se refiere al cierre o eliminación por parte de Renfe de parte de sus servicios cerrando estaciones de las líneas de cercanías del Jalón: Calatayud-Zaragoza y las de la capital aragonesa a Caspe. En esta línea se encuentran La Cartuja y Fuentes. Las de la Comarca Ribera Baja, Quinto y La Zaida.  

Sin ir más lejos, no hace mucho tiempo suprimieron la de Miraflores, y ya son muchas las personas que quieren que se reabra, para al menos apearse de los trenes, sobre todo los que por enfermedad tienen que ir al ambulatorio de San José en Zaragoza.  

Derruidas hace tiempo: El Burgo, Pina y Velilla. Y en estado similar de escasa atención están las de Azaila, Escatrón y Chiprana. ¿Qué está pasando?, nos preguntamos muchos.¡Difícil de explicar! ¿Reducción de personal? ¿Recolocación o jubilación anticipada de los empleados, tecnificación a ultranza…? La verdad es que la compañía ferroviaria española debería impulsar las estaciones, su utilización, ya que somos muchos los que hacemos uso del tren. En nuestro caso el regional exprés: Zaragoza-Barcelona y viceversa. Vivimos en una sociedad que se dice progresista, pero analizando de forma reflexiva, hay momentos que un castizo exclamaría: ¡En lugar de avanzar se recula!

Texto: Víctor Sariñena (Vicsar)
Fuente: Publicación nº 52 de La Crónica de la Ribera Baja del Ebro 

    Artículos relacionados

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *