Dos pastores en la montaña

Antiguamente bajaban los montañeses de las altas montañas con sus rebaños a pastar a Sástago. Cuenta mi abuela que en el “mas” de sus padres (mis bisabuelos) encerraban las ovejas estos dos montañeses. La inmensa mayoría de las veces los humanos no nos entendemos muy bien, esto lo demostró la carta que recibió uno de los dos pastores.

Cuando leía el pastor la carta a la vez movía la cabeza de un lado para otro y diciendo en su lenguaje de fabla: “ya lo ensabía yo”, ya lo ensabía yo”.

Mi abuelo le preguntó:
– ¿Sucede algo?
El volvió a decir:
-¡Ya lo ensabía yo que no se entenderían”.
Mi bisabuelo que seguía sin saber nada volvió a preguntar:
-¿Pero quienes no se entiendes?
El pastor contestó:
– Pues mia tu que himos formau una socieda en mi pueblo y no se entienden y agora me escriben pa pedirme upinión.
Mi bisabuelo le preguntó:
-¿Pues que sois muchos en esa sociedad?
A lo que el pastor respondió:
– Pues que vá, dos y yo tres.
Texto: Miriam Mora
Fuente: Libro Recuerdos de Sástago

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *