El 20 de Abril de 1985 se inaugura la Plaza De La Diputación

En la antigua plaza del “granero”, que así se conoce porque en ese solar se ubicaba el granero del Conde de Sástago, aparecían continuamente grietas que se reparaban con periodicidad, el deterioro del suelo fue lo que movió al ayuntamiento a llevar a cabo un proyecto ambicioso en su día. Se decidió convocar un concurso de bocetos, al cual se presentaron siete proyectos, se invitó a los vecinos a que dieran su opinión sobre ellos, al final se escogió el de los arquitectos don Luís Fernández y Don Joaquín Naval.

Los técnicos aconsejaron que para evitar que ocurriese lo que sucedía con las reparaciones se encargó un estudio del suelo al doctor ingeniero de Minas, don Esteban Herrero. Las obras comenzaron en mayo de 1984, el importe total de las mismas rebasó los once millones de pesetas.

La diputación es inaugurada el 20 de Abril de 1985; ese día se daban los últimos retoques a las farolas, la fuente central y los maceteros, ya que recuerden que al principio la plaza fue peatonal aunque años después se abrió al tráfico rodado.

Eran algo más de las nueve de la tarde cuando llegaban a la plaza del Ayuntamiento el Presidente de la Excma. Diputación Provincial, don Florencio Repollés. Fue recibido por las autoridades locales con Luís Carlos Piquer, entonces alcalde que le hizo entrega del bastón de mando.

La comitiva se trasladó a pie hasta la plaza de la Diputación que ya estaba llena de sastaguinos esperando el evento. Tras un breve paseo y ver las vistas hacía el Ebro dio comienzo el acto de inauguración. La primera intervención corrió a cargo de Luís Carlos Piquer para dar públicamente la bienvenida a los invitados. Piquer agradeció la presencia del señor Presidente de la Excma. Diputación Provincial de Zaragoza y recordó los cuatro años durante los que ambos fueron diputados de zona. Animó a Florencio Repollés a continuar con su actividad política al frente de la Diputación Provincial y le hizo entrega de un cuadro, un cuchillo sastaguino y una placa conmemorativa como recuerdo de su paso por Sástago. A continuación fue el Presidente, Florencio Repollés quién tomó la palabra para agradecer lo dicho por el alcalde de Sástago.

Comentó que era su primera visita como presidente de la D.P.Z. y que se encontraba abrumado por tan caluroso recibimiento. Concluyó diciendo que la Diputación Provincial de Zaragoza no era más que un Ayuntamiento de Ayuntamientos y que su misión consiste en adecuar sus presupuestos a lo que los Ayuntamientos propiamente solicitan o proponen. Una vez concluido el acto inaugural el Ayuntamiento invitó a un vino a todos los asistentes.

Seguidamente las autoridades acompañados por algunos invitados se trasladaron al Ayuntamiento donde charlaron con Florencio Repollés y tomaron una cena fría. Al filo de la medianoche, en el Pabellón Municipal, se procedió a la presentación de las Majas de ese año con todas las autoridades presentes.

Fuente: Publicación nº 76 de La Crónica de la Ribera Baja del Ebro

    Artículos relacionados

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *