El parque ornitológico

Formado por las 17.000 o 18.000 hectáreas de la Retuerta de Pina, con su gran sabinar bien conservado y con la añadida extensión de las alrededor de 16.000 hectáreas de las saladas de Sástago, con llanos de barbechos y rastrojeras propios de la estación estival, en la raya de los términos el Purburel, con altura media de 417 metros, vigía inmutable del amplio paraje, se sitúan las denominadas Zonas de Especial Protección de las Aves Esteparias (Zepas).

Se trata de las tierras de la Depresión del Ebro donde tiene su hábitat la zancuda avutarda, científicamente conocida como Otis-tarda, una especie de ave que suele nidificar en superficies de vegetación de arbustos y matojos, para así mejor ocultar sus nidos. Por su gran tamaño y peso, el vuelo de esta ave es corto y de baja altura, necesitando amplios espacios donde moverse para conseguir el vital alimento.

Hasta aquí todo está bien por lo que supone de conservación del medio ambiente y las especies de flora y fauna, gracias a las siempre compensaciones de la Unión Europea. Por supuesto, las gentes aceptamos el cuidado de estos ejemplares alados que se ven muy rara vez, dado que tienen costumbre de salir en las horas del alba y al atardecer. ¿Será acaso por su huida hacia las zonas de regadío…?

Pese a todo lo expuesto, existe duda y es una opinión generalizada entre la población, referida al tramo de vía de 25 kilómetros de la carretera A-2105, entre los municipios de Bujaraloz y Sástago, que no se hace, dicen algunas lenguas viperinas, para no molestar a las avutardas …

Sin embargo, considero que ambas cuestiones (la mejora de la carretera y la protección de estas especies) son y deben ser compatibles en la sociedad actual: Las avutardas en el páramo, y la carretera muy necesaria en su trazado, ensanche y firme seguro, dado el tránsito de vehículos pesados que por ella circulan a diario durante todo el año. Además es la vía natural de acceso de los habitantes de Monegros, de Bajo Cinca, e incluso de la parte de Lérida hacia el Monasterio de Rueda.

El Gobierno de Aragón debería tomar nota de esta posibilidad. En paneles indicadores de carretera suele haber pintadas que denuncian su mal estado y , aunque éstas son consideradas de mal gusto, lo cierto es que tienen toda la razón.

Texto: Víctor Sariñena (Vicsar)
Fuente: Publicación nº 39 de La Crónica de la Ribera Baja del Ebro

    Artículos relacionados

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *