Huevos a la francesa

Un verano de los años 90 le regalaron a uno de la peña una tienda de campaña de esas de cuatro habitaciones, hacia falta un coche solo para trasladarla entre las varas de la estructura, la lona, el doble techo, el avance y demás artefactos.

En una tertulia entre los de la peña, en la terraza de la Maravilla, alguien propuso el marcharnos a Salou el fin de semana a un camping, montar la tienda y pasar dos noches durmiendo en la tienda de campaña.

La propuesta fue un éxito y nos apuntamos casi todos. Esta peña nuestra en aquellos tiempo se apuntaba a un bombardeo.

Se daba la circunstancia que la tienda no era muy nueva y aunque estaban todos los palos metálicos de la tienda, no teníamos los planos del montaje de la misma y se planteo la necesidad de montarla previamente en la gravera y una vez montada numerar los palos para cuando fuéramos al camping no tener problemas en cuanto al montaje …

Leer todo el artículo

    Artículos relacionados

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *