La Asociación de mujeres sastaguinas en Marina D’or

Asociación de mujeres sastaguinas en Marina D'orLos pasados 26 y 27 de Septiembre, la Asociación de mujeres de Sastago, organizo un viaje a Marina D’or ciudad de vacaciones, con entrada al balneario de agua marina. El autobús se quedo pequeño ante tantas solicitudes, las mozetas de la asociación deberán pensar en fletar al menos dos autobuses para el próximo viaje.

Iniciamos el viaje con el autobús a tope, saliendo de Sástago con dirección a Caspe, Maella, Gandesa, Tortosa, Vinaroz, hacia nuestro punto de destino, con una paradita para haces un pis y almorzar y una anécdota al reanudar la marcha.

La entrada al balneario de agua marina, la habíamos pagado a parte y tras la parada del autobús, las chicas de la asociación, sortearon dos de las entradas al balneario, metieron los números en una bolsa, los agitaron bien y Rosa se fue al micrófono del autobús, no se quien metió la mano en el saco, pero bien metida estuvo, sale el nº 16 el asiento de mi mujer, menuda suerte.

A continuación sale el siguiente número, el 20 el asiento de Conchita, como es de la asociación, cede generosamente el premio para que se vuelva a sortear, meten la mano en el saco y sale el 15, la niña bonita me toca a mí.

Menuda suerte, nunca me toca nada y hoy premio doble, como no soy de la junta me quedo el premio, así que me salió el balneario gratis.

Comentando la gran suerte que hemos tenido, casi sin darnos cuenta a las 10 de la mañana nos presentamos en el hotel Gran Duque, en el mismo centro neurálgico de la ciudad artificial de vacaciones más grande de Europa.

Nos repartieron las habitaciones en un momento y que decir de las habitaciones, grandes, con secador en el baño, con una amplia terraza que daba al mar, muy bien.

Como era temprano, las mujeres se fueron a la playa y los hombres a dar una vuelta por los jardines de Marina D’or, porque bares en ese lugar casi no hay.

A las 13.00 tenemos la comida, y a las 20.00 la cena, horario europeo total.

En régimen de buffet libre, degustamos los exquisitos manjares que nos pusieron, cada cual se comió lo suyo, ensaladas de todo tipo, pollo, pescados o carnes y los postres…..

Después de comer, un guiñote rápido porque a las 16.30 teníamos la entrada al balneario y allí que fuimos todos, una ligera espera para entrar por ser grupo, amplia información sobre los hongos en los pies, cuidado en no pasarte de la hora, en fin, todas esa cosas que sirven para que los del negocio, saquen algún dinero más al turista.

Asociación de mujeres sastaguinas en Marina D'or

Por fin entramos y tengo que decir que es espectacular, los jacuzzi de todo tipo, interiores y exteriores, las duchas griegas, las romanas, las saunas, la piscina de agua salada en la cual flotas aunque no sepas nadar.

Los contrastes entre agua fría y caliente, hicieron gritar a algunas, hasta el punto de hacer venir al socorrista, claro cuando vimos al metro sexual, ancho de espaldas, entendimos el porque de los gritos. En fin pasamos dos horas muy divertidas.

Del balneario al hotel, para cambiarnos y dar un paseo por las zonas ajardinadas de la gigantesca urbanización.

En una carpa abierta al público, pudimos ver lo que de verdad pretenden construir en la zona, maqueta tras maqueta, vimos desde boleras prehistóricas, a campo de golf de 18 hoyos, pasando por una estación de nieve artificial, o parques acuáticos, pistas de hielo y muchos apartamentos y hoteles.

Lo que no se es de donde van a sacar agua para tanta historia, en fin espero que no sea através de una tubería desde el Ebro.

Tras la cena en el buffet libre, nos bajamos a la sala de baile del hotel y los que quisieron bailaron hasta altas horas de la noche.

Al día siguiente por la mañana, al salir para desayunar, nos encontramos con la noticia que una compañera de viaje se había encontrado indispuesta y la estaba atendiendo el médico, poco después nos alarmábamos un poco más, al enterarnos que la llevaban en ambulancia al centro de salud del complejo, para ponerla en observación.

Tras el desayuno, unos optaron por la playa, otros por la piscina del hotel y otros por el paseo hasta la hora de comer.

En Marina D’or, hay una zona ajardinada cerrada, que esta al lado de la playa y hace el contraste entre el mar, la arena y lo verde de la yerba y los árboles y arbustos. En la calle paralela a esa zona ajardinada hay una avenida con una zona ajardinada, llena de bancos de diferentes formas y colores y de árboles, palmeras y arbustos.

Ambos jardines, se prolongan a lo largo de toda la zona construida hasta este momento. El grupo en que iba yo, recorrimos esa segunda zona que se prolonga varios kilómetros.

Al llegar al hotel para comer, recibimos la agradable noticia de que la compañera de viaje estaba bien y estaba con nosotros, solo había tenido una ligera indisposición.

Después de comer y de tomar café, no había tiempo más que de recorrer los jardines cerrados que hay al lado del balneario, para hacer una sesión fotográfica.

A las cinco de la tarde, emprendimos el regreso hacia Sástago, solo reseñar la ultima anécdota, aparte del frío que nos hizo pasar el conductor, el termómetro marcaba 14 grados y la gente iba en manga corta. Decir también que alguno casi se mea en los pantalones, porque el autobús no paro hasta la gasolinera que hay a la salida de Maella, a unos 50 kilómetros de Sastago y a la mayoría de los pasajeros le apuraba el cambiar el agua de las olivas.

A las 20.30 llegábamos a nuestro destino, nuevamente en un exitoso viaje organizado por la Asociación de Mujeres de Sástago.

El próximo que sea a Cancún, también estaría bien un crucero por el Mediterráneo.

    Artículos relacionados

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *