Los tirantes de Fraga

Esta historia, como todas las demás que contamos en las tertulias, es del todo verídica pero los nombres de los personajes son inventados; de ese modo alguno que se sienta protagonista de la historia tenga su nombre a buen recaudo.

La historia, como siempre, se desarrolla entre un grupo de amigos. Uno de ellos lo llamaremos Jesús, muy de la broma él, muy gracioso gastando bromas, pero ojo con gastárselas a el que no le gustan. Bueno pues, a Jesús ese año le dio por bajarle los pantalones a todo bicho viviente que tenia la mala suerte de ponerse delante de el con algún pantalón corto o pantalones sin correa. Al menor descuido Jesús agarraba con las dos manos una a cada lado del pantalón y con la velocidad del rayo Rasssss…….. Pantalones abajo y, claro podían pasar dos cosas que llevara la victima calzoncillos o no con lo cual la victima se podía quedar en pelota picada delante del publico presente en ese instante de la broma.

Ocurrió que una tarde noche que se juntaron para cenar en casa de Ángel varias parejas de la cuadrilla y en plena organización de la cena, llevando platos y botellas de aquí para allá, Manolo uno de la peña que en ese momento llevaba entre las manos una fuente de caracoles guisadicos con tomate, cebolla y jamón, paso por delante de Jesús y este ni corto ni perezoso viéndolo indefenso le agarro los pantalones cortos y Rasssss……. se los bajo hasta los tobillos.
El caso es que Manolo no llevaba calzoncillos en esos momentos y con las manos ocupadas sujetando la fuente de caracoles tuvo que andar con sus partes nobles a la vista hasta que pudo depositar la fuente en una mesa y muy avergonzado subirse los pantalones y tapar sus bajos ante el jolgorio general de la cuadrilla, excepto el de su esposa que se propuso tomar medidas para que aquello no volviera a suceder.

Un par de semanas después de estos sucesos, la cuadrilla volvió a juntarse para cenar nuevamente, esta vez en casa de Paco, aunque en esta ocasión la mujer de Manolo había ideado un sistema para que Jesús no volviera a dejar a su marido con las partes nobles al aire.
Bueno ya sabéis que pasa en reuniones de este tipo; se bebe cerveza, se prepara la mesa, se charra, se gastan bromas y a Jesús se le presentó una nueva oportunidad para dejar a Manolo con el culo al aire. Este iba con las manos ocupadas trasladando un jamón para cortar. Pasó al lado de Jesús y este agarró el pantalón con las dos manos y rasssss…… Pero, sorpresa el pantalón bajó hasta las rodillas de Manolo pero no se quedó ahí sino que subió disparado para arriba sin dejar nada a la vista.

Todos se quedaron sorprendidos al ver lo sucedido. El que más Jesús al ver como el pantalón de Manolo salía disparado hacia arriba y el jolgorio fue estruendoso al ver que la broma se había vuelto contra el bromista.

La mujer de Manolo le había puesto unas gomas cosidas al pantalón a modo de tirantes de modo que cuando bajaba el pantalón la goma se tensaba y cuando soltaba el pantalón las gomas hacían que este saliera disparado hacia arriba.

Ángel entre risotadas le dijo a Jesús: Ja….Ja….Ja…. Jesús, no has podido con los tirantes de Fraga.

Besos y abrazos……… Los tertulianos de la Manqueta

Texto: José Fernando Benito Gascón

    Artículos relacionados

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *