Recuperación de patrimonio

La recuperación del patrimonio es una constante y noble iniciativa en muchas poblaciones de Aragón. El patrimonio histórico es algo más que nuestro pasado, manantial de donde venimos. Vara de medir el grado de civilización. En Sástago, las tres o cuatro anteriores corporaciones, incluida la actual, han realizado obras de recuperación de cierto relieve antiguo. Ejemplos, la torre vigía del “tambor” en altozano sobre el río, otro punto de guardia de caminos, campos y del paso de ganados trashumantes.

Además, el nuevo mirador, sobre el escarpado alto, junto al desvío de carretera que conduce al Monasterio de Rueda.

Acequia del espartidor (Cantón de la engracia)

La recuperación del espacio y túnel musulmán cuya denominación coloquial es la acequia “espartidor”. Prólogo etapa de las obras en el Fortín, siglo XIX, de las guerras entre carlistas y liberales, con torre óptica, provista en su tiempo con aparato de señales ideado por el gran General Manuel de Salamanca y Negrete. ¡Esta bien, pero no basta! Hay que acudir a la recuperación gradual de espacios, paisajes, casco urbano, tradiciones populares, etc.

La ermita de Montler, cuyo tejado necesita una reparación total, así como la pared que se asienta sobre el roquedal del meandro, que cede el terreno y se está agrietando de manera ostensible y peligrosa.

Castillo de la Palma, difícil casi imposible su bloque, en cambio la ermita del Pilar, obra del barroco tardío, asentada sobre las ruinas de esa fortaleza musulmana si es recuperable. Lugar emblemático, sí se lograse su hechura, sería un magnífico legado histórico, a su vez al limpiarlo quedaría como mirador, dominando amplia panorámica.

Otro edificio a considerar es sin duda la iglesia parroquial, que entra en esas urgencias de restauración inmediata. Según un soplo que ha llegado a mis oídos en la DPZ, hay destinados fondos con partidas que se reparten para estas recuperaciones. De hecho se están haciendo muchas obras de carácter religioso.

Desde luego quiero aclarar en esta columna que mi deseo no es hacer reproches a nada ni a nadie, expreso una opinión que puede ser discutible y lo acepto. Pero de lo que estoy seguro es que toda persona de bien queremos el desarrollo local y comarcal, sensibilizándonos con los valores, de dignidad y cultura.

Texto: Víctor Sariñena (Vicsar)
Fuente: Publicación nº 44 de La Crónica de la Ribera Baja del Ebro

    Artículos relacionados

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *