Inminente restauración de la Ermita de Montler

Virgen de montlerEste mes voy a centrarme en la recuperación de un bien patrimonial, el santuario o capilla de Montler. Este edificio, dado que está situado sobre alto cerro rocoso cuya vertiente y extremidad septentrional llega hasta la orilla del meandro del Ebro, los muros que lo sustentan han cedido con el tiempo, acentuando grietas, motivo latente de peligrosidad.

Por supuesto, el tejado, el cielo raso y los servicios higiénicos son causa inexcusable de atención suprema. No hay duda de que la gestión del ayuntamiento ha dado fruto consiguiendo, por el periodo de un año, la ejecución de obra en la ermita a cargo de la Escuela Taller.

Con tal fin, se advierte a todas las personas que solicitan la llave para disfrutar de unas horas de asueto en el emplazamiento, se abstengan de hacerlo por un tiempo.

En Alborge y Sástago nos inunda la alegría por esta restauración, legado de nuestros ancestros. La historia nos señala que Juan Leer fue su primer ermitaño y a su muerte los Señores de Sástago, Don Artal y Doña Teresa, encargaron la custodia a los monjes del Monasterio de Rueda que cuidaron y agrandaron desde el siglo XIV al XIX, que dejaron obligados por la exclaustración de las ordenes religiosas en 1835.

Hasta aquí la buena noticia. La mala y trágica ocurrió el día 18, con la muerte violenta en accidente de Roque Luis Enfedaque Canela, amante de su esposa, hijo e hija así como de sus familiares de Sástago y Cinco Olivas. Amigo de sus amigos, trabajador incansable, simpático con todo el mundo, no es exageración, la muestra se vio en el funeral donde el aforo eclesial se desbordó de gente y con las puertas de par en par se agolpaba desde la calle, dando muestras inequívocas de respeto y dolor por su pérdida. Tus amigos Roque: Ad perpétuam rei memóriam.

Fuente: Nº 110 de la Crónica de la Ribera Baja del Ebro

    Artículos relacionados

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *