Sástago y sus miradores

Villa situada en el gran meandro del Ebro, dando carácter a un hermoso paraje. Su altitud sobre el nivel del mar está entre los 125 y 130 metros y dista de Zaragoza capital 62 kilómetros. Pueblo y río son abrazados por una ondulada cadena de montañas de media altura, ofreciendo un amplio corredor de oteros naturales, desde cuyos puntos se alcanzan a divisar y contemplar magníficas panorámicas de la urbe o río con sus ubérrimas huertas y estratos del terciario, de sus vetientes rocosas ¡sitios ideales para aficionados a la fotografía y pintura!

Siguiendo el habitual curso de las aguas, el primer emplazamiento es el Fortín, fortaleza del siglo XIX de las guerras entre carlistas y liberales con capacidad para varios batallones de infantería, con torre telegráfica desde la que se hacían señales ópticas a puntos de Quinto y Escatrón. Recientemente restaurado por la Escuela taller resulta una excelente plataforma desde dónde se observan las poblaciones de La Zaida, Alforque, Cinco Olivas, Alborgue y Sástago. Sigue el recién terminado mirador de D. Santiago Ramón y Cajal en la plaza del mismo nombre. Dentro del edificio del Ayuntamiento en el salón de sesiones hay una amplia visión del entorno. El tercero la galería de arcos de la Plaza de la Exma. Diputación Provincial desde cuyo observatorio se disfruta de una percepción de Alborgue, sotobosque del lado de la presa, en cuya espesura nidifican diversas especies de aves, como: cigüeña blanca, garzas, patos, focha e incluso en invierno se ven cormoranes procedentes del Norte de Europa. Debajo de esta plaza discurre paralelo al río del paseo Canteras, auténtico balcón observador del cauce. Llegando a ese trazo donde el río de un giro envolvente sobre la sarda y huertas, y en el lado izquierdo sobre altozano rocoso se encuentra el notable observatorio del plano de la Ermita de Mont-ler. Lugar de esplendida visión de esa biodiversidad del discurrir encajonado del Ebro mostrando el curso de las aguas la mejana-gravera, galacho y ya en la lejanía granjas y sitios de la población, así como laderas de monte de secano.

El mirador de los Meandros se hizo por decisión del Ayuntamiento hace pocos años, situado sobre alto plano donde la carretera divide en tres líneas una hacia Bujaraloz, otra hacia el Monasterio de Rueda y Escatrón y otra a las fincas de Gertusa y Menuza. Cuenta con panel de fotografías y escritos indicativos de situación de los lugares históricos más interesantes. A corta distancia de este, un poco mas abajo sobre plano de pinos y un poco separado de estos, se localiza la torre vigía del “tambor”, restaurada también hace unos años. De escasa guarnición tenía por misión vigilar el paso de  barca, caminos huertas y ganados. A su costado el barranco o quebrada conocida como cuesta de las burras hoy su sendero forma parte del camino jacobeo del Ebro. Bajo este Torreón está el magnífico puente desde el cual permite una extensa visión fluvial: hacia el costado izquierdo las aguas se dirigen hacia el soporte de piedra cubierta de maleza, de las dos desaparecidas norias de la huerta “parte de alla” (partilla) el centro, lo ocupa la presa o azud y el soto; el lado derecho, su orilla se halla plagada de viejas morereras que sirvieron en otro tiempo a los gusanos productores de seda.

Y por último, no se puede pasar por alto el ruinoso castillo musulmán de la Palma del siglo XI y los deshechos de la Ermita del Pilar, desde estos destrozos en una llamada montaña de “La Rosa”, se ofrece una maravillosa visión de todo el entorno. ¡Ojala que alguna ves se pudiera recuperar de la ruina!

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *