Viaje a Peñíscola

La Asociación de Mujeres Sastaguinas, de forma tradicional todos los años en su programa de actos organiza un viaje de fin de semana para sus afiliadas. Este año la zona elegida fue la provincia de Castellón, concretamente al pueblo de Peñíscola. Comentaré que en esta ocasión el número de personas que se sumaron, al viaje, superó al de otras programaciones, ya que se llegó a las 120 plazas.

La empresa Guiral, de Caspe, con dos magníficos autocares de última generación, nos recogió  a las 7 de la mañana en Sástago. En el viaje nos repartieron caramelos y de forma gratuita se rifaron cinco entradas gratuitas para en magnífico spa que dispone el Gran Hotel Peñíscola en el cual teníamos las correspondientes habitaciones reservadas.

Día soleado y con buena temperatura. Las dependencias del hotel, de 4 estrellas, de gran calidad, en la amplia sala de recepción pudimos contemplar una exposición de  reproducciones de barcos de pesca y veleros, estupenda cafetería y salas de estar.

Después de acomodarnos en las habitaciones, los interesados en visitar el spa cogimos turno para el siguiente día, así como para los masajes, algunos baño en el mar y otros paseo por las cercanías del hotel, hasta la hora de comer.

Amplio comedor, con bufet libre, que disponía de una amplia variedad de ensaladas, primeros y segundos platos así como postres. Después de la comida, tiempo libre, salimos algunos hacia Peñiscola con la obligada visita al castillo del Papa Luna. Todo el conjunto histórico, magníficamente restaurado nos lleva a la edad media, las dependencias del castillo, con muebles de la época, albergan exposiciones de fotografía, sala de conciertos y en las bodegas una amplia información de lo que fueron los templarios, con reproducciones de guerreros a caballo, altos dignatarios de la orden, así como estandartes, bibliografía, armas de la época y los utensilios de los miembros de la orden, en fin un ejemplo de el estupendo aprovechamiento de todo el recinto, algo así quisiera yo, para el conjunto de nuestro Monasterio de Rueda, que después de las cuantiosas inversiones que se han hecho en su restauración, tan apenas se emplean en eventos como los que antes comento.

Después de la cena agradable velada de actuaciones musicales, baile y concursos  que  se prolongó hasta bien entrada la noche.

En la mañana del domingo, soleada y con una agradable temperatura, los entusiastas del mar se dieron su correspondiente baño, algunos de desplazaron a Benicarlo, otros anduvieron por el Paseo Marítimo y sesión de baños y sauna en el spa del hotel, que dispone de piscina climatizada, sala de relax, un conjunto de 6 jacusis con distintas temperaturas así como diversas duchas relajantes, sin olvidar las sesiones de masajes que por la mañana y después de comer aliviaron las dolencias de algunos de los /as/ excursionistas.

Antes de la salida, que estaba prevista a las 6 de la tarde, todo el grupo posamos para la fotografía de recuerdo. En el viaje de regreso paramos en Gandesa para estirar un poco las piernas, tomar algún refresco y la visita a los baños. Llegamos  Sástago  sobre las 9 de la noche, algo cansados, ya que los años no perdonan, pero contentos por el estupendo fin de semana que habíamos pasado.

Animamos a la Asociación de Mujeres Sastaguinas, a su Presidenta y Junta Directiva a que sigan con la programación de estos viajes que tanta aceptación tienen.

Sástago en Peñíscola

    Artículos relacionados

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *