Vida y erosión del Monasterio de Rueda

RECONOCIMIENTO DE LA EDICIÓN DE 1980.- Vida y Erosión del Monasterio de Rueda significa para mí un logro acariciado desde largo tiempo; tras una cuidadosa recogida de datos y sobre una idea teatral, la comencé a escribir en septiembre del 79, con el propósito que su representación primera fuera en los mismos lugares en que se desarrollaron los acontecimientos históricos. Así pues, patrocinada por la Cámara Agraria, cobra vida escénica el día 15 de mayo de 1980, festividad de San Isidro Labrador, bajo el majestuoso gótico de la Iglesia de Rueda, reconstruida casi en su totalidad, y como un homenaje a los hombres del campo.

Feliz acontecimiento que congregó a numeroso público y la asistencia de personalidades de la Diputación General de Aragón, del Iryda, de Cultura y representaciones de Ayuntamientos y entidades agrícolas de los pueblos más próximos ligados en su pasado a la vida monástica, en ese loable nexo que configuró la gran fiesta que con tal fin monta- ron los agricultores sastaguinos.

La acogida fue muy cariñosa y hasta sorpresiva, ya que el público pidió con sus aplausos se volviese a representar en futuro próximo. El 4 Y 5 de junio se repitieron dos sesiones cubierto el aforo total de la sala del Cine Goya de Sástago y otra vez más en el Monasterio el 14 del mismo mes, a instancias del Iryda, solicitada con magnífico entusiasmo por don Juan José Sanz Jarque, mostrando esta nueva función a doscientos congresistas hispanoamericanos y polacos, así como enviados de los medios de difusión.

No quiero extenderme demasiado, pero sería injusto si olvidase la buena disposición de la Comisión de Cultura del Ayuntamiento de Sástago, creadora del Grupo de Teatro Monasterio de Rueda que me enorgullece dirigir. La labor de todos los intérpretes, muy jóvenes aún en su mayoría, que pusieron calor e ilusión y mostraron disciplina y aceptables maneras en el siempre difícil pero sublime arte de “Talía”. A los que participaron en el montaje, como Antonio Enfedaque, Pablo Pérez Diestre, Jose Miguel Vallespín, Maruja Enfedaque, etc., que derrocharon ingenio para crear un fascinante marco de ambientación de unos hechos leja- nos en el tiempo. A Jose María Bolsa, concejal de cultura, en una labor callada pero eficiente, y a Jesús Espinosa, presidente de la Cámara Agraria. A todos ellos, que de una forma u otra, con su inestimable colaboración, han logrado posibilitar que mi obra de tema aragonés, tan nuestro, vea la letra impresa para mayor conocimiento y divulgación.

Sólo se me ocurre una palabra sencilla, pero humana, que me llena de emoción y resume mi reconocimiento sincero ¡Gracias!

Texto: Victor Sariñena Gracia (Vícsar)

EL AUTOR

Fue estrenada esta obra, el día 15 de mayo de 1980, por el Grupo de Teatro Monasterio de Rueda de Sástago, en el ábside de la iglesia de Rueda, con el siguiente reparto por orden de intervención:

SOL: Silvia Galindo
VIENTO: Santiago Urquia
LLUVIA: Mari Nieves Osorio
LUNA: María José Albácar
INQUISIDOR: José Miguel Vallespín
HISTORIA: Maruja Enfedaque
ESCRIBANO: Angel Eroles
ABAD ROBERTO: Enrique Ordovás
FRAY ISIDRO: Afredo Ferruz
DOÑA SANCHA: Mari Carmen Gonzalvo
D. XIMENO DE URREA: José Luis Ramón
PASTORA: Conchita Ferruz
HIJA DE PASTORA: María Teresa Tremps
ABAD PEDRO: Félix Casorrán
D. ARTAL DE ARAGÓN: José Luis Rueda
DOÑA TERESA PÉREZ: Esmeralda Sanz
D. PEDRO FDEZ. DE HÍJAR: V. S.
Iluminación: Antonio Enfedaque. Ornamentación y diseños vestuario: José Miguel Vallespín y Maruja Enfedaque.
Efectos musicales: Pablo Pérez Diestre. Regidores: Amada Clavero y Pili Pes.
Dirección: Víctor Sariñena.

Para cualquier información acerca de esta obra ponerse en
contacto con la sede de La Comarca de la Ribera Baja del Ebro. Tfno: 976179230

    Artículos relacionados

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *