¡Viva la Virgen de Montler!

Ermita de la Virgen de MontlerAunque soy nacido en Zaragoza y quiero a mi ciudad, me siento Sastaguino, y procuro que Sástago sea conocido dentro de mis posibilidades, en todos aquellos lugares a los que mi actividad profesional me ha llevado. Pero, lo que más me emociona, es haber comprobado que la forma de pensar de mis amigos y la mía sigue coincidiendo después de todos estos años. El progreso de nuestro pueblo y el bienestar de sus gentes.

Jamás he faltado a las fiestas de mi pueblo de adopción, siempre he acudido al menos a una de las que se celebran a lo largo del año y espero seguir haciéndolo, mientras sea posible. Tengo ilusión porque nuestras fiestas sean cada vez más grandes y, sobre todo, por ver a los más jóvenes implicarse más y más en ellas. Por ello quiero felicitar a las personas, que están haciendo tantos esfuerzos para organizar toda una serie de nuevos proyectos para las fiestas.

Estos son días entrañables, en los que prácticamente nadie falta a la cita. Es el momento de dar un abrazo a esos amigos que sólo vemos de año en año, de poner al día nuestra relación, nuestras vivencias de los últimos meses, de disfrutar con nuestra cultura y nuestra gastronomía. Todos sabemos que desde hace unos años nos acompañan además gentes que han venido de muy lejos buscando en nuestra sociedad el trabajo y el progreso que sus países hoy en día no les pueden ofrecer.

España ha sido tierra de emigrantes y por ello debemos sentirnos orgullosos de que personas con afán de progreso vengan a trabajar a nuestro país. Nosotros debemos facilitarles su integración y, además, debemos aprovechar su presencia entre nosotros para conocer sus múltiples culturas. La ansiada paz que anhelamos se empieza a fraguar en la comprensión de la cultura e historia de todos los pueblos, ellos por su parte deben ser conscientes de que tienen que respetar nuestras costumbres y nuestra lengua, así entre todos, en un entorno de respeto mutuo, saldremos adelante. En el ámbito de Sástago, nuestra obligación es la de fomentar ese respeto, y esforzarnos en comprender sus costumbres.

Desgraciadamente, la crisis que a todos nos afecta, hace que muchos vuelvan a sus países de origen por no encontrar trabajo en el nuestro, pero debemos ser optimistas y pensar que la crisis pasara y una vez mas resurgiremos de nuestras propias cenizas y cual ave fénix nuestras empresas y nosotros mismos, remontaremos el vuelo hacia una economía mas sana, mas justa, y mas equilibrada para todos.

Queridos amigos, la Virgen de Montler nos espera. En su ermita perfumada de albaca, la leña para los ranchos está lista, nuestros músicos dispuestos, las carrozas preparadas, en nuestros niños se advierte una mirada de ilusión, en nuestras familias, el gozo de estar todos de nuevo juntos, todo está a punto… Os invito a disfrutar de estas próximas fiestas. Nos lo merecemos todos.

¡Viva Sástago!.
¡Viva La Virgen de Montler!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *