¿Hasta cuando las preguntas?

Pregunta que la gente suele hacerse en corrillos y en conversaciones, con referencia al gran proyecto de construir una nueva planta eléctrica de ciclo combinado, que la empresa Electro Metalúrgica del Ebro y Édison Missión Energy hace un lustro que tienen presentado proyecto y documentación en el Ministerio de Medio Ambiente.

Ahora están a la espera del plácet para hacerla en los terrenos de Menuza, anejos a la Central número 3, una sociedad que constituyó en los años 50, según se expresa en la memoria interna de la empresa, la consolidación y auténtica fortaleza en su desarrollo histórico e industrial. Las tres centrales hidroeléctricas y esta cuarta, de moderna factura, vendría a robustecer la plena hegemonía en los Meandros en el plano industrial.

Pero claro, estos lanzamientos les suele llegar de algún sector una fuerte oposición, en este caso de parte de agricultores, que han invertido muy fuertes sumas de dinero para convertir olvidadas superficies de secano en fértiles y trabajados regadíos y que por ello temen que pasen por sus tierras las tuberías de la conducción del gas. Pero claro, siempre existe la posibilidad de hacer alegaciones y estudiar el desvío por otras partes del trazado teórico diseñado sobre los planos.

Electro Metalúrgica del Ebro cumplirá el próximo 18 de febrero de 2004, sus ya cien años de existencia, un centenario que se inició siendo fundador y primer presidente Fernando Junoy Vernet. En un año de la escritura pública que el gobernador civil de Zaragoza autorizó la transferencia el 5 de marzo de 1904, ya que el objetivo social de la recién creada sociedad era la explotación de Industrias Químicas y electrometalúrgicas, la producción de energía eléctrica y la fabricación de carburo de calcio. Esta fue la primera que se hizo e instaló, comenzando a funcionar y a producir en el año 1908.

ni que decir tiene, que la pujanza que en esos lejanos años dio a Sástago el asentamiento de la poderosa Compañía industrial fue incuestionable, dando trabajo continuado a mucha gente del pueblo y proximidades y por supuesto, pese a diversos cambios y reconversiones a lo largo de todos estos años desde su fundación, Electro siempre ha estado presente en todas las efemérides locales, prestando servicios valiosos a la Comunidad local y comarcal.

Texto: Víctor Sariñena (Vicsar)
Fuente: Publicación nº 43 de La Crónica de la Ribera Baja del Ebro

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *