¿Qué pasa con “la cortada”?

En estos días gélidos de noviembre, en que por distintos motivos he tenido que desplazarme a Zaragoza, al pasar por el punto de “la cortada”, he visto con extrañeza que siguen sin comenzar las obras del tramo peligroso entre La Zaida y Sástago.Hago referencia a este asunto por la sencilla razón que, en el número 87 de agosto del CRÓNICA DE LA RIBERA BAJA DEL EBRO salía publicado en la página 9 un breve artículo con el titular afirmativo de “Comienzan las obras en la carretera A-221”. La verdad es muy distinta, desde la licitación de las obras en junio por la Dirección General de Carreteras del Gobierno de Aragón y la posterior publicación señalada, hasta la fecha no ha habido movimiento alguno en la autonómica A-221.

Mucha gente pregunta a qué se debe este retraso y la verdad es que no tenemos respuesta. Pero seamos ecuánimes y pensemos que el retraso pueda deberse a asuntos burocráticos.

Lo cierto es que el tramo previsto de arreglo sólo tiene 670 metros, alusivo a lo que es el bloque rocoso de la vuelta de la cortada, compuesta por arcillas, yesos, areniscas cubiertas de margas y brechas. Como señalan los geólogos residuos de las antiguas terrazas de la depresión del Ebro.

El emplazamiento en cuestión está muy cerca del camino de tierra que asciende por detrás al monte de “la rosa”, lugar donde se hallan algunas minas a cielo abierto o canteras de alabastro. Por la parte de la calzada que desciende hacia La Zaida, en punto bajo, se une la que procede de Cinco Olivas, y a un lado y a otro se extiende la partida “del tormo”, donde se asientan las granjas avícolas.

Insisto, desde la marca destinada a su arreglo a unos cuatrocientos metros dirección Sástago se encuentra un “morro” que también necesitaría un buen recorte, sin olvidar otro frente junto a la Hidroeléctrica Central 2. Un enorme conglomerado de rocas que pese a ser hace un par de años, en una parte recortado, hay todavía un amplio promontorio con amenaza persistente. De momento, esperamos con calma serena que comience el arreglo de la cortada.

Aprovecho para felicitar muy sinceramente a los vecinos de Alforque, por haber logrado que les hicieran una magnífica carretera de amplia calzada que discurre por la orilla izquierda del Ebro hasta el municipio. Una vía de comunicación muy necesaria.

Texto: Victor Sariñena Gracia (Vicsar)
Fuente: Publicación nº 90 de La Crónica de la Ribera Baja del Ebro

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *