CINE Y PISTA DE BAILE AVENIDA DE SÁSTAGO.- Desde mis recuerdos

Lo miro, al pasar frente a él, con cierta nostalgia y los  recuerdos se hacen presentes en mi mente. Sombra de lo que fue, en nada se perece, a lo que en su época de inauguración era. Su construcción data de los años 1945-1950 tiempos difíciles  de escasez y cartillas de racionamiento.

No fue un sastaguino el que inició su edificación, llegó a Sástago como otros muchos, con el inicio de la guerra civil, su nombre Juan García Caparros, natural de Vera provincia de Almería, contrajo matrimonio con una sastaguina, Saturnina Soriano, fijaron su residencia en la villa y en el pueblo se le conocía, popularmente como “el Juanillo”. Hombre emprendedor, se anticipó a su tiempo y no dudó en realizar la enorme inversión que suponía la construcción del salón de cine y baile de invierno con la pista de verano.

En estos años, 1945-1950, no había nada parecido en toda la comarca. Las medidas del cine son de 500 metros cuadrados y la pista de verano de 225 metros cuadrados. Su  edificación corrió a cargo de albañiles de la localidad, el tio “Carraña”, el tio “Ferrer”, con sus hijos y cuadrillas, Conrrado, Sebastian y alguno más que se escapa a mi conocimiento.

En la entrada un amplio jol con su correspondiente mostrador, entonces llamado ambigú, daba paso  al enorme solón de cine y de baile. Para su época no se repararon en gastos y se decoró con todo detalle. En su techo raso se montó una iluminación indirecta con luces de colores que salían a través de círculos de escayola y de una moldura que recorría todo su espacio. En su escenario, para la actuación de la orquesta, se descolgaba un artístico telón de fondo, con unas pinturas de decoración, terminada la sesión de baile se recogía quedando listo el escenario para la sesión de cine.

En estos años, Sástago tuvo el mayor crecimiento demográfico de su historia. Dos importantes  industrias realizaron enormes inversiones en la zona. En Sástago  E.M.E.S.A, construye la central de Menuza y en Escatrón  el I.N.I  la central térmica.

Estas construcciones necesitan gran cantidad  de obreros que en la zona no estaban por lo que se desplazaron de otros lugares en busca de trabajo. Sástago contaba en estos años con 2608 habitantes, en poco tiempo se llegó a casi los 5000, todas las casas del pueblo se llenaron de nuevos vecinos y las masias de los extramuros también. Juan GarcÍa, el “juanillo”, comprendió la oportunidad de negocio que había en la zona y no dudó de aprovecharla, esta cantidad de personas necesitaban de entretenimiento y diversión y montó en Escatrón y Sástago sus locales  cine y baile.

Con exactitud me ha sido imposible fijar la fecha del comienzo de las obras y de su inauguración, por mas consultas que he realizado nadie me lo a precisado de forma concreta.

Mis recuerdos  de sus instalaciones y funcionamiento los fijo en el año 1950-51, no en vano mi padre, Feliciano Enfedaque, en los fines de semana ejerce las funciones de portero y todas las tardes, de los días de fiesta y domingos, las pasaba en su compañía, primera sesión de cine y después baile, en verano en la pista. Su época de mayor esplendor será en los años 1950-55, que se corresponden con las obras que antes comento, nuestra Villa está en el cénit de habitantes y por otro lado el dinero corre con facilidad, las jornadas  de trabajo son largas de 10 y12 horas y a destajo lo cual proporciona  un dinero extra  que se gasta, en  algunos casos en diversiones.

En su ambigú, lo recuerdo lleno de gente, en aquellos tiempos se puso de moda  el pipermín que se consumía  con cerveza y en su interior una cereza guinda destacando el verde del licor con el rojo de la fruta. Por la sala de cine pasaron las mejores películas de la época. El Fantasma de la Opera , Escuela de Sirenas, Lo que el viento se llevó, Los crímenes del museo de cera, son algunos de los  títulos que se proyectaron.

Juan García ejerció de empresario de espectáculos y contrató, para fiestas de agosto su propio programa de actuaciones, cine y baile con animadoras, de esta forma se llamaban las actuaciones musicales de la época.

Los días festivos una enorme cantidad de personas estaba en sus alrededores, antes de abrir las taquillas esperaba una gran cola de gente, algunas veces llegaba hasta la pista de baile, esperando que se inicie la venta de localidades.

En la puerta del cine Antonio Enfedaque alias “el samel”, así se le concia en el pueblo, está con su carro de venta ambulante cacahuetes, caramelos, chufas, peladillas, chupones  y helados de fabricación casera, los conocíamos con el nombre de galletas.

Terminada la primera sesión, de cine, rápidamente se recogen las butacas y se deja listo el salón para  iniciar el baile. En el escenario la  orquesta Ritmo inicia la sesión, todos ellos son de Sástago, como podemos ver en la fotografía,  de izquierda a derecha  Gabriel Bolsa con saxofón, Santos  Insa  con trombón de varas, José Blasco con saxofón, Pedro Aparicio con trompeta, Jesús Carreras con saxofón, Pedro Tolón con alaicón y José Aparicio a la batería.

Terminada la sesión de baile se colocan las butacas dejando el salón listo para le sesión de cine de las 11 de la noche. Con la entrada se entregaba un anuncio de la película que se iba a pasar  el domingo siguiente, como la que podemos  ver  en la fotografía.

La pista de baile, tiene entrando a mano derecha, un ambigú donde se siervian toda clase de refrescos y licores y a continuación el escenario para la actuación de la orquesta.

Rodeando todo el contorno, de la pista de baile, un pasillo elevado donde se colocaban mesas y sillas, toda ello protegido con una celosía de madera. Las paredes estaban cubiertas de hiedra y rosales así como  arboles, proporcionando fresco y sombra en los días de calor, todo esto lo podemos ve en la fotografía siendo las personas que están en ella, de izquierda a derecha Pilar Sariñena y Josefina Sariñena, mi madre, con Antonio Vilar. Para fiestas de agosto, Juan Garcia, contra sus  espectáculos  propios, completamente aparte de las que realiza la comisión de fiestas, que compiten en calidad y precio con las del ayuntamiento.

Caso curioso durante los años que permaneció  en activo nunca se anunció en el programa de fiestas local, por lo cual desconocemos las orquestas que actuaron y los artistas que las acompañaban, debiendo recurrir a programas de mano, como el de la fotografía, para conocer las actuaciones que se hicieron.  A modo de anécdota comentaré el desarrollo de una  estas se sesiones.

Con la pista completamente llena de público, eran fiestas de agosto, la artista o animadora como se les llamaba, debió de elevar demasiado el tono del espectáculo hasta límites que la moral de los tiempos no lo permitían, por lo cual las autoridades competentes pararon el espectáculo. Se formó una gran algarabía, pues los espectadores querían que se les devolviese el dinero.

Esta situación continuó, en Sástago, el tiempo que duraron las obra de las centrales de Menuza y Escatrón, no debemos de olvidar que en nuestra Villa funcionaban a la vez tres cines el Goya, el Moderno y el Avenida.

Con la finalización de las obras las empresas se fueron marchando y con ellas los obreros que trajeron. La falta de público hizo que el negocio fuese inviable, por lo cual  el salón de cine y pista fueron  vendidos, cerrando el negocio los nuevos dueños.

Escrito por: Antonio  Enfedaque  Sariñena


José María Carreras Catalán

Hola: me llamo José María Carreras Catalán, un sastaguino más de los muchos que residimos fuera de la villa.
Como bien dice mi tocayo, un estupendo artículo, y también muy entrañable para los que vivimos aquellos tiempos de 1947 a 1955 en Sástago. Dicho esto quiero hacer una aclaración referente a uno de los componentes de la “ORQUESTA RITMO”, y es que, el que es nombrado como Jesús Carreras en realidad es José Carreas, (ambos eran hermanos), y que además de músico, también muy vinculado al CINE Y PISTA AVENIDA de Sástago, porque fué él quien se encargó de la cabina de proyección en el cine, en la que yo (su hijo) hacía de ayudante y de pinchadiscos en el pickup como se conocia por entonces al giradiscos, para con los vinilos de 78 rpm con la música de la época, amenizar los descansos en el cine y en algunas sesiones de baile en las que no había orquesta.
Hay más personas que formaron parte de esta historia y que seguro que están en el recuerdo de los que nos tocó estar presentes por aquellos años

ANTONIO ENFEDAQUE

HOLA JOSE MARIA, AGRADEZCO MUCHO TU COMENTARIO Y TE DOY LAS GRACIAS PERO ME GUSTARIA MATIZAR EL RELATO CONTIGO SI PUDES TE PONES EN CONTACTO CONMIGO. UN SALUDO ANTONIO

JOSE MARÍA

Estupendo el artículo de Antonio Enfedaque a quien aprovecho para saludarle y alentarle en este tipo de crónicas que nos rememoran entrañables recuerdos a quienes vivimos nuestra infancia en aquellos años. Muy bien Antonio.
No obstante, respecto a “Juanillo”, ampliando datos decir que vino a Sástago al finalizar la Guerra Civil.Que luchó en el frente de Teruel con el Ejercito leal al Gobierno,y estuvo en la defensa del Banco de España de Teruel,junto con varios sastaguinos. Hubo encarnizada lucha y grandes destrozos,destrucción y el consiguiente descontrol del continente del Banco.
No es fácilmente explicable que alguien proviniente del Ejército vencido pudiera realizar inversiones que, entonces eran astronómicas en relación con las posibilidades de la gente que con él estaba en el frente.
Es más fácil con un poquito de imaginación.Imaginación que la gente coetánea de “Juanillo” tenía.
No obstante “Juanillo”, con sus inversiones, contribuyó a que Sástago tuviese un aire más alegre y novedoso que venía muy bien en aquellos grises tiempos, que tan estupendamente has descrito en tu crónica. Gracias Antonio.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *