Diversas obras de “El Fortín”

El taller de empleo “El Fortín” de la DGA, cuyas oficinas y talleres están situados en el paseo Canteras de Sástago, viene efectuando con laboriosa efectividad, tareas de rehabilitación o regeneración en las poblaciones de las zonas de los meandros, que previamente solicitan sus servicios.

El año pasado en Velilla de Ebro, realizó obras de una caseta para el guarda y aparcamientos paras coches, con miras a visitantes y estudiosos que acuden a contemplar las excavaciones y el coquetón museo de la “Victrix Iulia Celsa”, colonia fundada sobre los restos de la Ibérica Celse, por Marco Emilio Lépido, cuyas líneas paralelas al Ebro, son el denominado “Decumano” y las perpendiculares al mismo son “El cardo”.

En La Zaida se han ocupado de carpintería en piscinas, renovación de césped y tendido de tuberías de riego y en Alforque también efectuaron trabajos similares.

Mientras, en Sástago, albañiles y carpinteros se hallan inmersos en las obras de restauración del Fortín, fortaleza mural con foso a la entrada edificada en el siglo XIX, entre los años 1873-75, sobre elevado cerro, en defensa de la zona de la tercera guerra Carlista. Desde la altura se contempla una bella e impresionante panorámica del valle y las poblaciones ribereñas de Sástago, Cinco Olivas, Alborge, Alforque, y La Zaida. Los albañiles están repasando muros, aspilleras, troneras, y proyectan una escalera de acceso a la torre óptica, desde la cual la tropa de fusileros mandaba señales y mensajes hacia el baluarte los Ángeles de Quinto, y por el sur, al Mocatero de Escatrón.

En el pabellón deportivo sastaguino se ha tabicado el escenario, habilitando el espacio para su utilización como sala de gimnasia, con lo cual todo aquello que esté relacionado con lo festivo, cultura y espectáculos pasa al nuevo pabellón de fiestas.

La sección de jardinería realizó la plantación en las jardineras de la nueva glorieta Virgen de Montler y ese mismo equipo compuesto por mujeres jóvenes, bajo las gélidas mañanas de escarcha “meona”, que se posaba helada en los árboles, ofreciendo un aspecto de postal invernal, han dejado despejado el paseo de despojos de vegetales de broza y de inmundicias, el ambiente de suciedad ha quedado eclipsado por la acción de una limpieza admirable y necesaria.

Texto: Victor Sariñena Gracia (Vícsar)
Fuente: Publicación nº 68 de La Crónica de la Ribera Baja del Ebro

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *