El desaparecido oficio de cañicero

Un oficio que está desapareciendo es el de cañicero. En esta zona donde vivimos, debido al paso del río Ebro, hay muchos cañaverales y en tiempos se hacían muchos cañizos, que eran empleados en las obras y para secar frutos, como higos, tomates, ciruelas y alguno más.

Para hacer los cañizos primero se cortaban las cañas, siempre en menguante, para que no se quebraran los cañizos. Al cortar las cañas se seleccionaban, las más derechas para las costillas, las torcidas para pelarlas y abrirlas para tejer, y las más menudas para embastar o reforzar el cañizo.

En Sástago todavía existen unos buenos cañiceros como Santiago Ramón y los Hermanos Sena Continente.

Texto: Rafael Ordovas
Fuente: Libro Recuerdos de Sástago

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *