Las aves rapaces

Hace unos días, circulando por monte bajo, paré el coche porque en una parcela próxima a la llamada “vuelta de la tumba” había gran bandada de buitres, rapaces necrófagas que, como es sabido, su régimen alimenticio es carne muerta.

Esta especie de carroñeras de cuello largo, y desnudo de plumas, pico fuerte y ganchudo, patas robustas, con dedos armados de potentes uñas, auténticas garras. Cuando les falta comida, han llegado a atacar a ganados. En esta oportunidad de referencia no se da el caso. Pero la visión de estas voraces, hizo que me remontase a otro tiempo, trayendo a mi memoria el ya desaparecido muladar, ubicado en la Sardeta, donde se vertía toda clase de animales muertos.

Así como los desperdicios de aquella temporal instalación-matadero que hubo frente al soto, a corta distancia de los campillos Montler.

Lejana época, para evitar contaminaciones infecciosas, saciado el apetito de estos voraces salados; la Electro de su fábrica de carburo, daba cal viva para desinfectar el vertedero.

¿Qué significado tienen estos ahora? Uno muy sencillo y claro, el Gobierno de Aragón, con la Dirección de Salud Pública, están elaborando un convenio, en el que se establece que la recogida de desperdicios de matadero deberán ser llevados a un adecuado basurero, que por lo que he podido saber, será ZONAL, alejado como es natural de todo casco urbano. Incluso se indica que su ubicación estará en monte de otro municipio de la Ribera Baja del Ebro.

Ello produce un cierto desagrado y molestias si bien la dirección ofrecerá remolques especiales para el traslado de los despojos. La finalidad es mantener las poblaciones de vida de estas limpiadoras y glotonas aves y también, sin duda, la salud pública, buscando el beneficio del Desarrollo Sostenible y Biodiversidad.

Concluyo esta columna con dos noticias. El día 15, San Isidro, en la puerta del Ayuntamiento de Sástago, con numerosa asistencia, se guardó un minuto de silencio en memoria del guardia civil vilmente asesinado, Juan Manuel Piñuel Villalón. Descanse en Paz.

La fiesta del Santo pasó a celebrarse el sábado 17, con procesión y misa cantada por el coro parroquial. Al final de la misma la comisión y sus colaboradores ofrecieron un suculento vermú popular. El domingo se completó con un café concierto en el pabellón y la animación y presentación del grupo de folclore Baluarte Aragonés, con el espectáculo Trasmoz y sus Brujas, gustó mucho al numeroso público.

Texto: Victor Sariñena Gracia (Vicsar)
Fuente: Publicación nº 96 de La Crónica de la Ribera Baja del Ebro

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *