Noria de Montler y su molino harinero

noriaSi en algo se ponen de acuerdo todos los investigadores, del patrimonio hidráulico de nuestra comarca, es  en el desconocimiento de  la fecha de construcción de las obras. La ausencia de documentación es total, no solo en nuestra Villa, si no en los archivos provinciales y nacionales. Son conocidos los asentamientos romanos en nuestra comarca y que estos contaban con sus sistemas de riego pero desconocemos las transformaciones que sufrieron en sucesivas épocas hasta su etapa final.

Con la invasión de los árabes, estos traían consigo unas técnicas de riego importantes que aplicaron en los territorios conquistados.

Los primeros datos que contamos de nuestros noriales y azudes los tenemos en la  Acta de Población de la Villa de Sástago testificada el 14 de Marzo de 1614, en ella en punto número 12 nos dice:

Iten para soportar y llevar los gastos que se les ofrecen a los nuevos Pobladores como son las anorias de la parte  de allá del rio con su azud(1)”

continuando la referencia en el punto número 14:

“ Iten se les da la barca, sirga y dos anorias  todo nuevo(1)”

En estas citas no se hace referencia al molino harinero, el del norial de Montler, llamado Molino del Ebro.

La siguiente referencia contrastada notarialmente nos lleva al 27 de Abril de 1643(2). Es, en  esta época, Alcaide, Justicia y Jurado del Concejo, de la Villa de Sástago, el señor Domingo Navarro, labrador. En esta fecha se encuentra en Zaragoza, anteriormente el 12 de Abril, de ese año, ha recibido poderes notariales del Concejo de la Villa, para aceptar en nombre de todos los sastaguinos, la aceptación y loacion de la huerta, sotos, y sarda de la huerta de Monler, el molino harinero y anoria de dicho nombre.

Rige los destinos  de la Casa y Condado de Sástago el Hlsmo Señor  Don Enrrique de Alagón y Pimentel Conde de Sástago y Marqués de Aguilar, Gobernador de Bruselas y residente en los Estados de Flandes, este, no está presente en la asignación y es representado por los conservadores y censalistas de la concordia, Casa y Estado de Sástago  Don Manuel Harca de Bolea, noble, Don Bernardino Pérez de Bordalla,  Don Felipe  de Bordagí, Don Jaime Aznarez , Infanzones de Zaragoza y Don Pablo Francés de Irritigoiti  Señor de Gerona.

Del extenso documento notarial recogeré las alusiones que contiene referentes a la cesión de la propiedad y al compromiso de pago, por parte del Concejo, dice así:

Damos al Concejo y vecinos de la Villa de Sástago la huerta sotos y sarda de la huerta de Monler el molino arinero y anoias de Montler para que lo gocen hagan y dispongan de ello como cosa suya propia y para que la repartan y dividan dicha huerta en  la manera que les pareciera (2)”.

Referente al compromiso de pago, por parte del Concejo, el documento dice:

” Iten con condición de que por la pastura que el Conde pierde en toda la dicha partida y sarda de Montler que queda para los vecinos de Sástago hayan de pagar y paguen en cada un año trescientos sueldos jaqueses para la masa común de dicho estado para el día y fiesta de la Natividad del Señor(2)”

Tras la firma de este documento, el Concejo pasó a ser propietario de todas las infraestructuras de riego sarda y huerta de Montler, si bien a partir de esa fecha las alusiones que encontramos de todo el conjunto son de forma genérica. Antonio Ponz, en su obra  Viaje por España de 1788, de Sástago nos dice:

Sástago, Villa de 300  vecinos. Con tres norias, de agua del Ebro y una mina  riegan 2200 cahizadas de tierra. El Señor de este pueblo, que lleva su titulo de Sástago reside en Zaragoza por las nuevas norias que ha hecho construir, manifiesta su buen modo de pensar(3)”.

De forma parecida se expresa Ignacio de Asso, en 1795, nos cita los noriales pero de manera poco concreta. Es Pascual Madoz en 1846, en su Diccionario Geográfico, el que comenta las minas y acueducto que atraviesan la montaña y el pueblo pare riego de sus huertas.

Es en el año 1896 cuando encontramos documentación (4). En este año aparecen como propietarias del Molino del Ebro las hermanas Dª Rafaela, Dª Dolores  Dª Josefa Poblador, estando dispuestas a la venta de dicho molino, a la Alfarda de Montler, junto con el llamado “ camper del molino” primer huerto de los “campillos” que proporciona verduras y hortalizas  al molinero. El precio que se acordó fue de 12.500 pesetas pagaderas en ocho anualidades de 1.562.50 pesetas cada una. No se elevó, la venta, a escritura pública, sino que se formalizó con documento privado, realizándose este  el  22 de noviembre de 1896(4). De este modo el dominio de las  aguas, molino y norial se unificó en manos de la Alfarda  de Montler.

Esta situación no permaneció por mucho tiempo. El señor Juan Espiel Rovira, vecino de Barcelona, solicita a las Alfardas la cesión de los derechos que los regantes tienen sobre el agua del rio Ebro, desde tiempo inmemorial, obtenida  esta cesión el señor Espiel se compromete a instalar por su cuenta varios establecimientos fabriles que darán importancia a la Villa y aumentaran sus medios de vida, con la promesa de suministro de agua de riego gratuita en la cantidad que ahora disfrutan.

La escritura de cesión se firmó en el  Salón de la Casa Palacio del Señor Conde de Sástago el 22 de abril de 1897, en su punto nº 7 se transfieren al señor Espiel todos los derechos y obligaciones que la Alfarda tiene sobre el Molino del Ebro y “camper del Molino. Con este acto la propiedad del molino y el dominio de las aguas pasa en su totalidad a depender del señor Espiel . A partir de esta fecha nada conocemos del citado molino, pocos conocen de su existencia, a pesar de estar  en el casco urbano de la Villa.

La siguiente referencia documentada nos lleva al 25 de septiembre de 1938 (5).Hasta esta fecha el cargo de presidente de las Alfardas recae sobre el alcalde electo de la Villa, el nuevo Ayuntamiento solicita la creación de las Ordenanzas de la  Comunidad de Regantes  de las acequias “Del Partido y “Montler”.

En la relación de bienes que aportan las Alfardas que se unifican estas en su inventario de bienes  incluyen, en su artículo 2º, la presa ó azud  de Montler  junto al norial,  no así el dominio de sus aguas que ya había sido cedido, estas ordenanzas fueron aprobadas  por el Ministerio  el 25 de Marzo de 1945.

A partir de esta fecha ninguna entidad, privada ni pública, procedió  a la inscripción en el registro de la propiedad como bienes propios  ninguna de estas importantes instalaciones de riego. El Ayuntamiento de Sástago  ha tramitado la documentación oportuna, aportando las escrituras notariales de 1643, para reclamar la propiedad de estas instalaciones.

Los noriales  de Sástago funcionaron, de modo alternativo, hasta los años cuarenta. En invierno con abundancia de agua eran las norias las que suministraban el agua de riego, en verano, con escasez de caudal las motobombas eléctricas eran las encargadas de suministrar el agua.  En el año 1952 se cerraron las entradas de agua de los noriales y sus norias se desmontaron.

A partir de este momento el abandono y la indiferencia han sido sus compañeros permanentes, enemigos temibles. Son con muchos siglos de diferencia las construcciones más antiguas de nuestra Villa. A lo largo de siglos enormes avenidas de agua soportaron sus fundamentos, contra sus sillares, de arenisca, monumentales árboles, empujados por las riadas, chocaros en ellos, todo lo soportaron.

Del  Molino del Ebro, después de su cesión, en1897, ningún dato hemos conseguido de él,  de su edificio que se  ha perdido, en parte de una de sus paredes apenas puede leerse  lo poco que queda de un  cartel que dice  “precio  fijo” Es de suponer que sepultado por los escombros del edificio estén los restos de su turbina y estructura de piedra, por lo cual antes de hacer ninguna actuación, se debería de comprobar esta posibilidad. En el Monasterio de Rueda así ocurrió, limpiado su solar dejó al descubierto, prácticamente integro el conjunto de su turbina, estructura de piedra y rodete, único en Europa de estas características.

En él norial, de Montler, han bastado 60 años, de abandono  absoluto, para que sus cimientos estén atravesados por enormes raíces de olmos , chopos e higueras que desplazan sus sillares, algo que el paso de muchos siglos no consiguieron, que inexorablemente los están destruyendo, enormes cañaverales y zarzas los han sepultado hasta el punto de que a pesar de estar en el casco urbano, nadie lo pude ver.

El conjunto de nuestros noriales, es único, no solo en España, sino en Europa, para ver algo parecido deberemos de desplazarnos al rio Orantes, en Siria, donde existen unas instalaciones, de norias, similar a las nuestras, pero que está en funcionamiento, las medidas de nuestras norias sobrepasan en dos  metros a las de otras provincias españolas y las intensidad y lo monumental de las  construcciones es única.

Esta situación no puede seguir así, nuestros ayuntamientos y Comarca, deben de reclamar a las administraciones superiores la adjudicación de partidas presupuestarias para, en primer lugar, proceder a la limpieza y desbroce de toda la maleza que lentamente los está destruyendo, sería imperdonable, e irrecuperable, que el abandono al que están sometidos en la actualidad termine por destruirlos. Afortunadamente el Ayuntamiento de Velilla tiene adjudicada la restauración de su magnífico norial de dos ruedas.

Alforque está en tramitación de recuperar la propiedad del norial y molino harinero, ejemplos que deberían de seguir los de Cinco Olivas, Montler y Parte de Allá, el potencial turístico de todo ello es enorme.

Restaurado el conjunto del Monasterio  Rueda, en uno de sus sillares tiene la grabación “A1090” lo que nos puede dar una idea de la antigüedad de todas las instalaciones de la zona, el resultado es espectacular ¿Quién podría pensar, 25 años atrás, que podríamos contemplar esta maravilla, monasterio y molino restaurados?  Me  pregunto ¿Por qué no en la   totalidad de nuestros noriales? A nuestra Comarca y Ayuntamientos no les faltará el  apoyo de asociaciones y entidades de nuestros pueblos .

Bbliografia empleada

1. Acta de población de la Villa de Sástago edición de 1890
2. Archivo de la Corona de Aragón
3.  Viaje por España de Antonio Ponz 1788
4. Documentación propia
5. Ordenanzas de la Comunidad de Regantes  Sástago

Fernando

Y me decías no hace mucho de dónde sacaba el tiempo para escribir, bueno, bueno amigo Antonio. Enhorabuena por tu reportaje, muy bien escrito y documentado espero seguir disfrutando con tus escritos, ya estoy esperando el siguiente.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *