Normativas incumplidas

No puedo dejar de decir el hecho frecuente y reiterativo que pese a los consejos o recomendaciones que da el ayuntamiento a los ciudadanos sobre la conveniencia de depositar las bolsas con basura en los contenedores, a partir de las diecinueve horas, para ser recogidas por el servicio, bien entrada la noche, incluso en la madrugada, hay gente que no hace caso de la norma en cuestión y dejan la porquería en el trasto a cualquier hora del día, sencilla y llanamente, porque les da la gana. 

Si somos o formamos parte de una sociedad que se presupone democrática y madura, se debe demostrar obedeciendo lo establecido ¡urbanidad ante todo! Para una mejor convivencia.

También es preciso que el Consistorio tome buena nota, de que los contenedores deberían de alguna forma estar anclados. Esto es porque se da el caso que en días de fuerte viento, los contenedores se mueven de sus puntos de origen y, muchas veces, se acaban encontrando en mitad de la calzada.

Por fortuna nunca ha ocurrido ningún accidente que lamentar pero, en esas ocasiones, más de algún conductor ha tenido que frenar ante un contenedor desplazado al centro de la calle, y hacer un viraje para esquivarlo y evitar el choque.

También es necesario que los encargados del mantenimiento de estos artefactos los limpien con mas frecuencia para evitar el hedor que de ellos emana.

Otra norma incumplida salvo raras excepciones, es aquella que se relaciona con los perros, que deben transitar por la vía pública no sueltos, ya que de todos es conocido el gran problema que se genera con estos animales.

Hay que extremar las precauciones con ellos, llevarlos con collar y correa, vigilar siempre sus movimientos, así como la higiene, recogiendo en una bolsa los excrementos que ensucian la vía y aceras de la localidad. No es una exageración decir que las heces perrunas se ven a diario en muchos puntos de la población, ¡de pena!

Así, con un poco de voluntad por parte de toda la población, y con algo de apoyo del ayuntamiento y la implicación de las empresas que gestionan la recogida de residuos se podría conseguir un municipio más limpio. En todo caso hay que recordar que las normas están para cumplirlas.

Texto: Victor Sariñena (Vicsar)
Fuente: Publicación nº 46 de La Crónica de la Ribera Baja del Ebro

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *