Se me entristece el alma

Al ver como mi pueblo se deteriora paulatinamente sin nada ni nadie que lo remedie, han bastado tres semanas para darme cuenta que incluso las creencias son difíciles de mantenerse. Durante el mes de Agosto de 2005 me he dedicado a recorrer el pueblo desde otro punto de vista, es decir, he visitado lugares que en otra época eran conocidos y visitados y que ahora se encuentran en un estado lamentable.

Empezaré mi recorrido y sólo me detendré en los lugares que desee comentar. No seguiré un recorrido perfecto, iré dando saltos según me vengan a la memoria los lugares que me han dejado su huella en la mente. Hay otros que ni siquiera quiero decir nada de ellos.

LOS LAVADEROS

Como podéis ver son ruina total, son el vestigio de un lugar donde las mujeres y los niños de este pueblo durante la primera mitad del siglo XX pasaron aquí, en este lugar muchas horas: las mujeres lavando la ropa y los niños jugueteando con el agua que corría por los lavaderos. Ya casi nada queda de este sitio tan emblemático de Sástago.

LA CARACOLETA

El siguiente lugar que visitaremos será la bajada al río desde la carretera. Todos hemos conocido tiempos mejores y peores, todos los que disfrutamos en su tiempo del río, de la caracoleta, de los servicios de bar y
aseos que había en ese lugar tan emblemático se nos entristece el alma al ver el deterioro que sufre ese espacio. Ya sé que el agua que baja ahora por el Ebro no es la misma que bajaba hace 40 años pero aun así ¿era necesario abandonar todo eso a su suerte al inexorable paso del tiempo?

Entiendo que los presupuestos de los ayuntamientos a lo largo de estos años se habrán tenido que ajustar a los diferente objetivos que cada corporación se haya marcado como meta pero ahora es cuando los recuerdos de otros tiempos nos hacen ver mas aun el deterioro que sufren lugares emblemáticos que fueron en su momento aunque ahora no lo sean.

No quiero herir la sensibilidad de los lectores poniendo fotos del entorno en las que se entristece el alma al ver es estado en que se encuentran lo que en su día fue el bar y los aseos, porque el nostálgico que haya bajado paseando para recordar viejos tiempos lo habrá visto.

REFUGIOS DE LA GUERRA

Otro sitio que me llamo la atención fue el ver los antiguos refugios de la guerra. En otros países los reconstruyen, los hacen habitables y los hacen ser punto turístico de la localidad en cuestión. Bueno, aquí se han ido deteriorando con el paso del tiempo hasta casi desaparecer. Seguro que todavía queda alguien en el pueblo que en aquellos días trágicos tuvo que refugiarse en ellos y podría contarnos alguna historia interesante, pero, de momento lo que nos queda son dos agujeros excavados en la piedra caliza que están llenos de escombro y basura.

ACEQUIA

Seguimos visitando sitios de Sástago y damos con uno que es quizás de los mas cuidados, me refiero a la acequia del Espartidor. Como podéis ver esta bastante limpia y protegida para evitar que algún niño caiga en ella. Ojalá todo estuviese igual de limpio y decoroso pero, desgraciadamente no lo veo así.

TAMBOR

Nuestro siguiente objetivo fue el tambor. Un sitio emblemático recién arreglado subimos andando por la carretera, atravesamos el puente y desde el aparcamiento (por cierto en estado de abandono), hicimos una
foto del tambor. Subimos paseando por la cuesta de la carretera observando el desprendimiento de piedras que es bastante frecuente en esa zona hasta llegar al Tambor. Está en buenas condiciones aunque el interior estaba inundado por el agua caída en la tormenta, el tubo de desagüe estaba taponado y se hizo un buen charco dentro.

Bueno en esta foto busque un ángulo en que se viera bien el
tambor y sin basura.

Debajo de la escalera metálica había un buen montón de basuras, seguramente el viento la empujo dentro. Lo peor estaba fuera además de la basura en las orillas del camino, basura que no trae el viento sino que es
arrojada por los visitantes dado que son latas y cosas que no vuelan, prefiero no entrar en detalle.

Como podéis ver así estaba el contenedor de basuras el día 23 de agosto de 2005, aparte de la gamberrada de volcar el contenedor creo que la denuncia debe ser por los restos que quedaron al descubierto para que cualquiera pueda acceder a ellos y en el caso que fuera un chiquillo poder tener un problema de salud grave.

En la foto siguiente se aprecian varias botellas cerradas de una bebida de chocolate que supongo estarán pasadas de fecha pero que algún niño podría coger abrir y beber su contenido con el peligro que ello conlleva.

Aparte de ese atentado contra la salud publica también había un libro de contabilidad de una empresa de La Puebla y documentación. Espero que cuando este reportaje llegue a su destino todo esto esté ya solucionado y este documento no sea el detonante para hacer una limpieza exhaustiva del lugar a la parte que le corresponda hacerlo.

MIRADOR

La siguiente visita, con el animo bastante tocado, fue al mirador. Para mi gusto es un buen otero desde donde se divisa un paisaje bello, pero tiene creo un problema. Creo que se debieron plantar árboles que den
sombra, en un día caluroso es difícil aguantar mucho rato en el lugar. Lo que es la explanada del mirador estaba limpia pero había una pequeña zona justo cerca de un contenedor de basuras que hay al lado de la carretera, al otro lado de la valla de protección. Allí se acumulaba basura, latas papeles etc.

FORTÍN

La siguiente visita fue al fortín pensamos que era mejor dejar la visita a la Virgen para otro día. Cogimos el coche y nos trasladamos al fortín, nos llamó la atención un vertedero que se encuentra a medio camino entre Sástago y Cinco Olivas, y digo que me llamó la atención porque si queremos que el fortín sea un lugar turístico que atraiga visitantes en lugar de un vertedero podía habérsele ocurrido al que corresponda poner un parque de atracciones.

Entrada al fortín.

Las vistas desde este punto son impresionantes, el lugar se encuentra bastante limpio salvo por los de siempre que igual les da que el lugar sea feo o bonito al final las latas y los papeles de los bocadillos van a parar al suelo da igual donde se encuentren (Educación y Mentalidad Española, EME).

Basuras en la puerta del fortín

LA ERMITA DE LA VIRGEN DE MONTLER

He dejado para el final el lugar más emblemático para cualquier sastaguino que se precie. Tras 32 años visitando este lugar de peregrinación yo he conocido cambios que unas veces me han alegrado el alma y
otras la han entristecido.

Vista frontal de la Virgen de Montler.

La ermita tuvo unos años felices, se puso un cercado de madera preciosa, se hicieron sitios para asar carne en el exterior, con sombras y bancos que hicieron el entorno muy hospitalario para los visitantes que venían a ver el lugar. De todo aquello hoy no queda mas que los pinos que se plantaron y poco más.

Del cercado de madera solo quedan restos, se han ido quemando en sucesivas barbacoas. Los bancos de cemento están destrozados, los de madera quemados, los sitios para hacer fuego destrozados al igual que los paraguas de madera que se colocaron para hacer sombra. Prácticamente ha desaparecido el romero del lugar, el tomillo hace años que desapareció. Sobre todo desde hace unos tres años es cuando más se nota el destrozo del entorno más emblemático de Sástago.

No pudimos entrar dentro de la ermita porque no teníamos la llave y no puedo aportar fotos del interior, aunque visto el exterior me lo imagino. Todos somos culpables del deterioro, pero ¿quien son los
responsables de reparar, mejorar, innovar, en definitiva de hacer que la ermita sea el lugar que todos deseamos?. Un sitio que visitar cuando se viene a Sástago.

Me gustaría saberlo, para intentar convencer a quien sea, instituciones, personas o ambas. Sástago merece tener unos monumentos histórico-artísticos bien conservados, bien mantenidos y bien publicitados. Que
así se hace pueblo y no con dejadez y desidia por bandera.

En fin lectores de Tertulias de la Manqueta este es el reportaje que nunca quisimos hacer los tertulianos. Un abrazo a todos, culpables o inocentes.

Texto: José Fernando Benito Gascón

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *